Restauramos una pc 386

Rodrigo Marquez, uno de nuestros voluntarios, nos trajo de la calle este clon 386 (probrecita había conocido tiempos mejores pero estaba muy castigada), como todas las cosas que ingresan al museo le pusimos cariño y volvió a revivir. Hace click eny mira el cambio!

Share on Facebook131Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone